Sangué

Hortensia lidera un grupo de mujeres, Las Amazonas, en una aldea llamada Sangué. Ella colabora con las mujeres mediante el sistema de microcréditos para favorecer el comercio y las transacciones entre ellas, movilizando así la economía de la comarca.

 

Tuvimos la suerte de participar en una reunión de este grupo de mujeres durante nuestra estancia en 2015, donde al plantear las cuestiones de salud sobre las que estaban preocupadas, nos indicaron que tener un pozo cerca de sus casas y no tener que acarrear sobre sus cabezas los pesados baldes de agua cada día…eso era salud para ellas.

Eso, además de evitarles importantes dolores de cuello y espalda, liberaría varias horas de su tiempo diario para dedicarse a cuidar a sus hijos…eso es salud.

El pozo, el agua, la vida. Soñaban con tener una huerta que ellas mismas cultivarían y que les permitiría abastecer sus hogares e incluso destinar una pequeña parte de la cosecha a vender en el mercadillo de la ciudad más próxima, Thiés.

La otra necesidad básica para ellas es la compra de una máquina para descarcascariilar el mijo que emplean para hacer la comida cada día, una especie de cuscús que les lleva varias horas al día, habida cuenta de lo extenso de sus familias. Es un trabajo duro y tedioso que una máquina puede hacer en unos minutos.

Todo tan sensato…qué baño de cruda realidad y humildad para estos seis toubabs.

En 2015, cuando todavía no eramos una ONG, el  Proyecto Hortensia lo vehiculizamos a través de  la ONG de la Fundación a la que pertenece la Orden de las Hermanas de la Inmaculada Concepción, www.redazul.org y que a través de su cuenta recaudamos un muy buen dinerito que fue a parar a la construcción de una panadería y  la construcción de una escuela de primaria y secundaria que ha dado continuidad al parvulario.

Fue muy grato ayudar a Hortensia a la redacción del proyecto de construcción de una albergue de cooperantes para que lo financiara Manos Unidas, pues de ahí aprendimos para nuestro propio proyecto de Sam Sam. El albergue este 2016 ya es una realidad y se puede ir a Sangué a llevar a cabo cualquier tipo de formación en un entorno seguro y confortable.

Además, hemos colaborado  en la formación de una  enfermera que trabaja en el dispensario, Viviane, como podéis ver en el blog.

 

Este es el vídeo que grabamos en 2015 en Sangué y que tuvo miles de visionadosgracias al cual salimos a la luz con esta web. Actualmente seguimos en contacto diario